BLOG

buscar


Me gusta tocar las aguas de todos los mares que tengo cercanos; también las que me enseñan horizontes abiertos en mis viajes, sean estos pequeños o grandes.

En Bolonia tenía un dilema: ir al Adriático o al Mediterráneo. Por nuevo para mis experiencias y por cercano y accesible tomé ruta hacia el primero. Con la excusa múltiple de pisar arena, de ver el mar y de percibir el ambiente portuario que desde siempre también me interesa y en este caso pasaba por Rávena.

Una ruta campestre, llana como si se hubiese trazado a nivel y tiralíneas, recta casi siempre, ocasionalmente buscando el paso entre marismas medio inundadas, pinedas y campos de arroz, se aproxima a ese universo inabarcable que es un gran puerto. Solo los camiones, las chimeneas que avisan de activos cinturones industriales y el tráfico multiplicado aciertan a anticipar la tierra robada a la costa para ser convertida en medio de producción.

Rávena, a un costado de todo eso, es un pequeño paraíso peatonal, amable y tranquilo, una invitación siempre. Aquí también, como en toda esta región italiana entre la Toscana y la Emilia-Romaña es divertido ver que todo el mundo pedalea porque la bicicleta es medio cotidiano de desplazamiento; pero además porque lo hacen del mismo modo con una mano en el manillar otra en el paraguas, si llueve, y parecido si deciden hablar por teléfono mientras pedalean, como si tal cosa.

Café capuccino en Rávena, callejeo consiguiente y mirada sin atención a los famosos mosaicos bizantinos. Porque me interesaba sobre todo el mar y para eso busqué, sin saber, un puerto, un rincón de agua donde amarran barcos que pescan y así terminé paseando entre la lluvia junto a los raídos pesqueros de Porto Garibaldi. Y allí al lado, donde el mar deja de ser alimento para acariciar cuerpos de playa, pisé las arenas del Adriático, apenas toqué el agua, fría en tiempo de invierno, y vi que el horizonte agrícola del interior se transforma aquí también en línea especulativa de apartamentos y rascacielos. Para ver poco entre llovizna y brumas de invierno.

Menos mal que de retorno la lluviosa tarde me regaló un momento de esplendor, un rayo luminoso suficiente para pintar un cuadro, acaso un Cezanne, acaso un Renoir, pero bastante para una foto.

 
ADRIATICO EN PORTO GARIBALDI
TERTULIA ITALIANA
APENINOS BAJO LA NIEBLA
ITALIA EMILIA ROMAÑA